martes, 9 de junio de 2015



     Hay quien dice que nuestro destino está ligado a la tierra. Que es tan parte de nosotros, como nosotros de ella. Otros dicen que nuestro destino está cosido como en una tela y que el destino de unos se entrelaza con el de otros muchos. Es lo que todos buscamos o contra lo que todos luchamos. Hay quien nunca lo encuentra o quien es fatalmente atraído hacia él.


     Cuando llegué a Coruña viví en un mundo que era totalmente distinto para mí, pero del que rápidamente me acostumbré. Aquí las cosas estaban destinadas a suceder, si no hoy, entonces mañana. Es así como conocí, a lo que hoy por hoy, son mis amigos. Mi familia. Los que han estado para todo lo bueno y lo malo. Porque no empezó siendo un buen año, pero ellos están consiguiendo que se convierta en el mejor de todos.


     Desearía que el tiempo se detuviera. Que siempre estuviéramos todos juntos. Pero llegará el momento en el que me tenga que ir y cuando esto ocurra, me llevaré momentos maravillosos, pero también dejaré recuerdos muy gratos tras de mí.

No hay comentarios: