domingo, 10 de mayo de 2015

   Me siento como si fuera un error, un error ortográfico. Un "yo" sin o, un "soy" sin y. Un repaso de corrector y desaparezco, como todos los errores. La página queda en blanco, limpia, y nadie ve el dolor que se esconde bajo aquella capa blanca.

No hay comentarios: