jueves, 30 de enero de 2014

    Quiero decirte lo mucho que te quiero, lo especial que me haces sentir cuando estás cerca de mí o tan solo cuando me hablas. Cómo haces que mi respiración se agite y que mi corazón se acelere, como si tratara de salirse de su lugar.

     Ese sentimiento al paso de los días crece y crece. Como si tuviera vida propia y no lograra controlarlo. 

     A veces, cuando me miras me gustaría saber, qué es lo que estás pensando en ese mismo instante, y me gusta pensar que por tu mente pasa lo mismo que por la mía.



lunes, 27 de enero de 2014

     Sinceramente, me esfuerzo por tratar el tema con tranquilidad, pero a casi todo el mundo le cuesta creerme, por más que yo proteste. Por favor, confía en mí. De verdad, puedo ser alegre. Amable, agradable, afable… Y eso sólo son las palabras que empiezan por “a”. Pero no me pidas que sea simpática, la simpatía no va conmigo.

jueves, 23 de enero de 2014

    Ninguna sociedad quiere que seas sabio, porque todo hombre y mujer sabios, no pueden ser sirvientes, no pueden ser manipulados, no pueden ser obligados a seguir masas, ni a vivir como robots, pues una persona despierta e inteligente prefiere la muerte, antes de prestarse a algún tipo de estupidez, prefiere seguir a su propia conciencia, que seguir a una nación que son solo líneas imaginarias en el mapa, para que algunos pocos tengan el poder y opriman, no será parte de religiones que solo buscan mantenerlo distraído del verdadero conocimiento y conciencia y por su puesto llenarse los bolsillos con el sufrimiento ajeno. Una persona verdaderamente sabia, es libre y solo obedece a su propia conciencia y corazón, no manda, ni se deja mandar, tampoco no pisa, ni se deja pisar.

lunes, 20 de enero de 2014

    Cuando una persona se ríe mucho, incluso de las cosas más absurdas y estúpidas, muy en lo profundo, esa persona está triste.

    Cuando una persona duerme demasiado, esa persona se siente sola.

    Cuando una persona habla poco y además rápido, esa persona está guardando un secreto.

    Cuando una persona no puede llorar, esa persona es débil.

    Cuando una persona empieza a a comer de modo anormal, esa persona está tensa.

    Cuando una persona llora por cosas pequeñas, es de corazón blando.

    Cuando alguien te pregunta constantemente sobre ti, a pesar de estar ocupado, esa persona realmente te quiere.

jueves, 16 de enero de 2014

    No te merece quien te tiene como opción, sino quien te tiene como prioridad. No te merece quien solo te busca para el placer, sino quien te respeta como mujer. No te merece quien te culpa por tus errores, sino quien te perdona, comprende y ama a pesar de ellos. No te merece quien te cambia por otra, sino aquel que, al conocerte, supo que no existe otra.

lunes, 13 de enero de 2014

    Nada en la vida es fácil y lo que llega así, así mismo se va. Hay que luchar por lo que uno quiere e ir tras ello con perseverancia y entrega. Poco a poco se logra bastante y no hay mayor satisfacción que lograr algo que tú anhelas y sentirte orgulloso de lograrlo por ti mismo!

jueves, 9 de enero de 2014

    Todos somos pasajeros de un tren sin parada fija, y tendemos a aferrarnos a alguien para asegurar nuestra felicidad. Depositamos un pedacito de nosotros mismos en cada persona, equivocándonos irremediablemente, porque duele deshacerse de ese pedacito cuando algo sale mal y tienes que partir.
A la larga, no es una equivocación, sino una lección. El tiempo lo cura todo, y te enseña a ver esas antiguas heridas desde otra perspectiva. 
    

    Debes seguir viajando, coger el tren y dejar atrás a esas personas. Cicatrizar. Aprender. Comenzar de nuevo en otra parada y seguir depositando pedacitos de ti en otras personas, aunque con más cautela. Por suerte o por desgracia, es un ciclo que se repite. 
 

    A veces tienes que perder a alguna gente para poder valorar y conocer a otra. Decides seguir viajando. 
Habrá más paradas, unas mejores y otras peores, pero es realmente necesario dejar atrás los lastres, y más si el futuro nos brinda a otras personas, con otros valores y otros principios, con las que puedes tener una relación sana, sin discusiones. Con las que hayas la tranquilidad que anhelas.

lunes, 6 de enero de 2014

Todo el mundo quiere felicidad sin dolor, pero no se puede tener un arcoiris sin un poco de lluvia.