miércoles, 21 de agosto de 2013

Esta semana pensé en secuestrarte en mi casa, 
luego miraba tus fotos al irme a dormir.
Quiero saber cómo eres, saber que te pasa y por fin 
que me conozcas y que te enamores de mí.

Todas las noches me acuesto y te busco en mi cama
y tú nunca estás, pero sé que mañana
ya nunca podrás olvidarte de mí.
Voy a ser tu pesadilla de noche y de día
y tú me dirás, eres toda mi vida;
no digas que no, aún no has estado aquí.

Nunca pensaste que fuera a encerrarte en mi casa, 
nunca pensé que pudiera yo hacerte esto a ti.
Comprenderás que esta era la única forma de hacer 
que me quisieras y no repetir otra vez.

No hay comentarios: