lunes, 3 de junio de 2013

    Olvidar es prácticamente imposible, pero por unos instantes intenta no pensar en nada y evadirte de todo. No pienses en los problemas, sino en las cosas buenas, porque... ¿para qué sirve amargarse y estar triste? Para nada. 
    Sé que no soy la más indicada para decir esto, pero quiero que sonriaís, porque nadie lo va a hacer por vosotros. ¿Sabes qué otra cosa hace que os olvideis un poco de todo? La música. Esa es mi solución. 

No hay comentarios: