viernes, 17 de febrero de 2012

¿Cómo enfrentar la muerte de un ser querido?
La muerte de un ser querido puede ser una de las cosas que más nos marque en nuestra vida. 
Puede no gustarnos, pero negarla, es como no aceptar la existencia del día y de la noche, del nacimiento, crecimiento y muerte, como parte del proceso natural de la vida…
Puede que sientas dolor por la perdida de un ser querido y más si fue por circunstancias injustas.
Hay una enorme vanidad por llorar por seres que tarde o temprano vamos a alcanzar. Todos vamos a la tumba. Solo unos antes que otros. Nadie sabe que hay en ella. Muchos dicen que hay otra vida. Unos, un infierno de fuego. Otros, un paraíso.
Algunas religiones prometen que todos los muertos serán revividos un día, para ser juzgados por el Ser Supremo.
En tal caso ¿para qué llorar si los vamos a encontrar otra vez? No tiene sentido ¿verdad?
Como llorar por un amigo que va de viaje y regresa en dos semanas no tiene sentido, tampoco lo tiene por alguien que solo emprendió un viaje más largo y que veremos otra vez.
¿Y si no fuera cierto? La energía no se crea ni se destruye… solo se transforma. Si nada de lo que dicen las religiones y el esoterismo acerca de la muerte es cierto, significa que en la muerte no hay nada, y que la energía de los seres que ya no están con nosotros, simplemente se ha transformado. Su energía aún sigue con nosotros. Energéticamente aún están vivos.
Así como el agua se evapora y se hace nube, esta se convierte en lluvia y cae en los mares, el agua no se destruye, solo se transforma.
Entonces, no hay que llorar ni paralizarse con la partida de alguien. Quédate con los buenos momentos vividos, atesóralo como lo mejor que te dio esa persona. Date un período de duelo para llorar tu pérdida… y después, salta a la vida, con toda tu energía, con todo tu amor.
El ocio, es la madre de todas las depresiones. Ayuda a otros, es una forma de recuperarse rápido de estas pérdidas.
Así que comprende que no tiene sentido paralizarse por la partida de alguien. Pasa un período asimilando tu pérdida. Si es necesario, imagina que estás hablando con esa persona y le dices cuánto la quisiste. Imagínate que estás dialogando con ella. Es una buena forma de desahogarse.
Después, comparte tu dolor con alguien de tu entera confianza. Y regresa a vivir con toda tu intensidad ¡con todo tu amor!

viernes, 10 de febrero de 2012

Melancolía.


Aquí en Galicia vivo esperando las buenas noticias,
vivo soñando en el jardín de las delicias,
ansiosa por ver mis datos recorrer España
pero me siento atrapada en una tela de araña.
Es que Ponte pues,se me queda pequeña,
quiero ideas grandes, ensayo hasta que el cristal de el cuarto se empañe,
me jode cuando no es con el,
me jode mas que esta pena no me la quite una botella.
Ya no se, a veces me duele al toser,
no se si es amor o fumar mucho tal vez,
tengo algo aquí dentro que no se puede explicar,
recuerdos en mi memoria, morir de ganas de llorar.
Y mi cabeza es una bomba a punto de explotar,
sensibles mejor se escondan porque os va a salpicar,
y os vais a picar,no es traidor quien avisa ahora,
que se abstenga el que venga a jugar.

Melancolía, ese álbum de viejas fotos,
melancolía al recordar los sueños rotos,
melancolía, cuantos y cuantas saben de que hablo,
para vosotros esto va dedicado.
Melancolía es alguien que no te ama,
que te tienta pero no entras en su cama,
melancolía, tristeza vaga, profunda y sosegada,
mucho que hacer, sin ganas de hacer nada.

Sentimiento que me come por dentro,
ganas de hacer algo importante en todo momento,
quizás será para evitar sentir el tormento
de alzar la vista atrás y ver arrepentimiento.
Un tiempo fui esclava de unos besos,
luego de muchos excesos al final de mi mismo y por eso escribí esto,
para equilibrar el peso,
para aliviar el seso, solo de lo que digo ahora soy preso.
Y quien no se ha sentido melancólico,
no lo alivia el alcohol ni aunque acabes alcoholico,
y a un lado la botella para no sentir resaca,
la sensación es aún peor despues de la cogorza.

Nada como tomar el aire a tiempo,
esa bocanada que te llegue bien adentro,
y notar como tus pulmones se oxigenan,
sentir como la energía corre por tus venas.
Estas vivo, puede ser jodido y contento,
para penas creo hay demasiados momentos,
y además, parar el tiempo no podrás, ¿verdad?,
la vida es para vivirla, no para entenderla, va.
Respira, nota como la tierra gira,
suspira, solo por un momento y repara sin prisa,
en notar la brisa en tu cara,
tranquilidad, sensación que a nada se compara.
Encontré la palabra exacta que nunca aparece,
aquella capaz de explicar lo que esta siente,
hallé la manera de aclarar mi mente,
dedicando una canción a este estado deprimente.

Escribí esto por necesidad,
es melancolía,
tristeza vaga, profunda y sosegada.
Si alguien que me escucha se sienta así,
espero que se le pase pronto.